27 de febrero de 2021, Rosario, Argentina
CREADORAS

Diseñadora de moda utiliza su enfermedad como terapia

23 de enero de 2021

La virginiana tiene 42 años, es autodidacta y posee un local de indumentaria, lencería, calzado y accesorios femeninos en Fray Luis Beltrán, pequeña localidad del departamento de San Lorenzo, sita a 27 kilómetros de Rosario.

Desde hace 7 años padece Mal de Parkinson, una enfermedad incurable, que no le impide crear colecciones intervenidas. "Soy mi propia terapeuta. Porque mediante el diseño, que siempre estuvo en mí, tengo vivo el deseo de crear", puntualiza la rubia de ojos claros, que tiene descendencia indígena, autóctona del litoral santafecino, e ítalo-española. Convencida de la inclusión en el ámbito de la moda, realiza periódicas acciones con jóvenes que tienen alguna discapacidad. 

 

Al igual que muchos consagrados de la moda, como Agatha Ruíz de la Prada, Coco Chanel o Oscar de la Renta, la talentosa diseñadora santafecina Noelia González es autodidacta. “Nunca estudié diseño. Pero admiro profundamente el arte en todas sus formas. Creo que es la manera de expresar en total libertad”, afirma la creadora de su propia marca de indumentaria, lencería, calzado y accesorios para mujeres de todas las edades.

 

La boutique, que tiene un estilo bohemio y está ubicada en Fray Luis Beltrán, localidad del departamento de San Lorenzo (a 27 kilómetros de Rosario), la inauguró en la primavera de 2019 con el objeto de exteriorizar a la sociedad todo lo que siente por el diseño de autor. “Me fascina poder crear”, remarca la mayor de siete hermanos.

 

La creación moviliza tanto a Noelia que, hasta actúa como un “antídoto” para los temblores que padece periódicamente en el brazo derecho por el Mal de Parkinson, enfermedad que le diagnosticaron hace siete años en la sede Rosario del Instituto de Neurología Cognitiva (INECO), fundado por el doctor Facundo Manes. “Cuando una idea me atrapa, se moviliza todo mi ser -asegura Noelia agregando-. Para mí es vital estar ocupada y en movimiento. Porque la característica de mi enfermedad es inmovilizar los músculos, provocando el síntoma tan doloroso que es la ´rigidez muscular´. Es por esto que, la mayoría de mis diseños nacen de muchos momentos críticos de mi vida. Muchas horas de insomnio que logré administrar para hacer, crear y poner en acción. Me inspira la vida misma, el agradecer que puedo hacer cosas. Sin dudas, soy feliz cuando veo el resultado terminado”, sostiene la virginiana de 42 años.

 

ACTITUD POSITIVA ANTE EL DIAGNÓSTICO 

La noticia del diagnóstico cayó como un balde de agua fría. “Porque a mis 35 años me enteré de la enfermedad. Mi mundo dio un giro, inesperado, sin aviso. El universo me puso a prueba, una vez más... Pero desafiante -sostiene González agregando-. Fue duro escuchar el diagnóstico. Me quedé algo tranquila, cuando el experto me dijo: ‘Hay tratamientos, se puede mejorar la calidad de vida. Noelia, lo más importante en esto, será tu actitud”.

 

Al contrario de muchos pacientes, la oriundo de Granadero Baigorria sacó fuerzas desde lo más profundo de su ser. “Me aferré a esa tremenda palabra, actitud; al amor de mi retoño, Juani, que debía criar y contener y, al amor propio, ante todo. También me aferré a la fe en Dios. Al apoyo y acompañamiento de mi esposo y al seguimiento de mi neurólogo, doctor Mauricio Chamorro. Algo fundamental para afrontar mi realidad, hasta el día de hoy. Y aquí viene lo mejor, la terapia. Sinceramente, soy mi propia terapeuta. Porque mediante el diseño, que siempre estuvo en mí, tengo vivo el deseo de crear”, puntualiza la esposa de Jorge Martínez y madre de un hijo, Juan Ignacio, de 13 años.  

 

“El diseño es mi mejor aliado para sobrellevar los síntomas cotidianos de la Enfermedad de Parkinson (EP), que suelen ser muy duros y dolorosos -admite Noelia agregando-. Pero cuando mi mente diseña y sueña con concretar algo, no hay dolor, no hay rigidez muscular y no hay temblor. En verdad, todo se transforma en ganas de hacer, hacer y hacer”.

 

Esas ganas de hacer, motivaron a la diseñadora en hacerse dos tatuajes. “Tengo una flor tatuada dentro del lóbulo la oreja derecha, que significa lo femenino. Me la hice hace siete años, cuando me diagnosticaron Parkinson. Recuerdo que me acompañó mi hijo. Posteriormente, me labré un segundo tatuaje. Está en la nuca y tiene que ver con la intuición, que nunca falla”, dice sonriendo.

 

Dueña de una actitud positiva y de un poder de observación sorprendente, Noelia cuenta que aprendió el diseño mirando a su madre, la cordobesa Inés Susana Sánchez, en una antigua máquina de coser. “Desde muy chica me llamó la atención observar lo que sobresalía del resto. Desde un grafiti callejero, hasta un árbol que se destaca por su belleza”, revela la rubia de ojos claros, que tiene descendencia indígena, autóctona del litoral santafecino, e ítalo-española.

 

DISEÑOS ÚNICOS E INTERVENIDOS 

A diferencia de muchos diseñadores contemporáneos y en contra de a la masificación de piezas con diseños planos, Noelia González se destaca por crear colecciones intervenidas, poniendo énfasis en una técnica, “patchwork”. Desde la indumentaria y la lencería, hasta el calzado y los accesorios, la madre de Juani pinta a mano, realiza apliques, incorpora grafitis y ejecuta intervenciones que brindan una idea de personalización más urbana. “Soy fan de la moda europea. Me enamora el estilo ´’boho chic’, que se caracteriza por mezclar objetos étnicos o procedentes de otras culturas. También la fusión de varios estilos”, reconoce la diseñadora desde su coqueta boutique en Fray Luis Beltrán.

 

INCLUSIÓN Y SOLIDARIDAD 

Convencida de que tiene que haber inclusión en el ámbito de la moda, Noelia realiza periódicas acciones con jóvenes que tienen alguna discapacidad. Una de las más recientes, la realizó con Jéssica Roa, que tiene triple amputación, como consecuencia de un accidente ferroviario. Fue a partir de que la reconocida actriz Graciela Borges hizo pública el pedido de ayuda para que la joven de 21 años, consiguiera las baterías para la silla de ruedas a motor. “Creo y estoy convencida que nada es casual en esta vida y que todo lo que nos sucede tiene causa y propósito”, admite orgullosa Noelia.

 

COSTURERA PRECOZ 

Como pertenece a una familia numerosa de clase baja, comenzó a trabajar desde muy pequeña. Por supuesto sin dejar de cursar la escuela primaria. “Reconozco que no tuve una infancia muy ‘amable’ ni una adolescencia ‘normal’, como muchas de las chicas de mi generación. ¿Por qué? Porque tenía que autoabastecerme”, asegura Noelia.

 

“Mi primer trabajo fue de costurera, a los 13 años -revela y agrega-. Simultáneamente, cursaba la escuela secundaria y ayudaba en las tareas hogareñas. Reconozco que fui buena alumna y cursé la primaria y secundaria, en tiempo y forma”.

 

Como muchas jóvenes con aspiraciones, González se inscribió en la universidad. Estudié la carrera de medicina durante dos años. Hasta que, en un determinado momento, tuve que tomar una extrema decisión: comer o estudiar. Me decidí por lo primero”, rememora con nostalgia. 

Fue así que Noelia se dedicó a trabajar en varios sitios y en distintos rubros. “Desde despachadora de heladería y empleada de limpieza, hasta vendedora de tienda de ropa y niñera, entre otras. Mientras tanto, continuaba con la costura. A tal punto que confeccionaba ropa para mí. ¿Por qué? Porque me resultaba más económico”, concluye la autodidacta, que años después cumplió el sueño de inaugurar su boutique.

Para obtener mayor información, visitar la red social Instagram: @noeliagonzalezdisenadora

Fuente: Juan Ignacio Penlowskyj

Diario Digital RosarioNet - Fundado por Julio Decima en 1995 - www.rosarionet.com.ar rosario@rosarionet.com.ar - Rosario: NECOCHEA 1653 P3 D3 - Copyright © 1995 - Marca Registrada 1995.
TE. 0341-2614771