11 de agosto de 2020, Rosario, Argentina
MONEDAS

Bitcoin: las criptomonedas y las monedas FIAT son completamente diferentes y estas son las razones

01 de junio de 2020

En medio de esta crisis actual, el halving de Bitcoin destaca las diferencias centrales entre los sistemas monetarios fiduciarios y criptomonetarios y la distribución del poder en ambos.

Una de las narrativas centrales de Bitcoin (BTC) desde el inicio es el objetivo, a menudo declarado, de separar el dinero y el estado. Si bien esto ciertamente ha sido un credo poderoso en la pronta adopción de la moneda por parte de las comunidades criptoanarquistas y tecno-libertarias, ¿qué significa esto realmente? Es simplemente un llamado a una forma neutral de dinero.

Cuando se despoja de los mensajes más políticos, Bitcoin es fundamentalmente la introducción de un sistema global de transferencia de valor creíblemente neutral que es abierto y sin permiso, pero criptográficamente seguro y verificable. Esta floreciente criptoeconomía aún está, relativamente, en los inicios de su desarrollo, pero en los más de diez años desde su lanzamiento, ha cambiado fundamentalmente el discurso sobre lo que el dinero podría o debería convertirse en el futuro.

El tercer halving de Bitcoin el 11 de mayo, una reducción del 50% en el subsidio del bloque BTC que recompensa a los mineros por validar transacciones y asegurar la red, representa una clara distinción entre los sistemas monetarios fiduciarios gobernados por sistemas de capricho y sistemas criptomonetarios ejecutados a través de software. Una crisis global como la que enfrentamos ahora es un crisol para cualquier sistema monetario, que a menudo muestra cuáles son las prioridades de los poderes existentes.

La capacidad ilimitada de imprimir dinero en el mundo fiduciario opera en marcado contraste con Bitcoin reduciendo periódicamente la emisión a través de una política monetaria inmutable. El halving de Bitcoin en el contexto de la pandemia proporcionó un punto de partida interesante para discutir la diferencia central entre los paradigmas de dinero fiduciario y criptomonetario y la distribución del poder en ambos.

Sistemas monetarios fiduciarios

Los sistemas monetarios predominantes del mundo son sistemas fiduciarios respaldados por la entidad soberana del estado mediante decreto arbitrario. Dichas monedas tienen valor porque el estado impone su uso como medio de intercambio, reserva de valor y unidad de cuenta: las tres cualidades del dinero. La evidencia más obvia de esta aplicación es que el estado requiere que los impuestos se paguen en la moneda nacional.

Esta relación entre las autoridades estatales y el dinero se remonta cientos de años atrás, cuando los gobiernos e imperios sellaban el rostro del actual gobernante del territorio en la moneda de metal duro. Hoy, el dinero fiduciario toma la forma de trozos de papel impresos emitidos por una casa de moneda central supervisada por un departamento de estado. Este dinero está respaldado por el estado en lugar de cualquier mercancía.

Estados Unidos solía operar con un patrón oro, con billetes de banco respaldados y canjeables por reservas de metales preciosos, pero la fuga masiva de capital a una reserva segura de valor en oro durante la Gran Depresión llevó al gobierno a liberar el dólar del producto subyacente. Los desafíos sistémicos de un sistema monetario basado en oro inevitablemente habrían llevado al estado a abstraer aún más la conexión con el recurso subyacente hasta el punto en que el andamio se habría convertido en el edificio, en cierto sentido. En resumen, la moneda fiduciaria puede verse como una respuesta técnica para simplificar la administración del dinero a gran escala.

Hay una multitud de monedas fiduciarias que circulan por la economía global, pero solo una ha alcanzado el estado hegemónico: el dólar estadounidense. Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, un acuerdo estableció el dólar como la moneda de reserva mundial. A pesar de que el acuerdo implicaba que el dólar estaría respaldado por el oro y así terminaría cuando el patrón oro fuera abandonado por completo durante la administración de Nixon, organizaciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial se formaron para mantener un sistema monetario neutral e internacional, con el dólar en el centro.

Como el gobierno puede imprimir trozos de papel respaldados por nada más que el poder que se le otorga por sí mismo, la gente deposita mucha confianza y responsabilidad en el gobierno para supervisar adecuadamente la moneda y evitar la inestabilidad económica. Si un gobierno imprime demasiado dinero, se produce una inflación, devaluando bruscamente el valor del dinero en la economía. Algunos gobiernos han administrado mal la oferta monetaria, lo que ha provocado una hiperinflación en la que la volatilidad del precio de la moneda de un país frente a otras monedas mundiales comienza a disminuir rápidamente, llegando a ser más valiosas como leña o el papel maché que como un medio de intercambio confiable.

¿Esto convierte al estado en un ente que encadena a la población a sistemas financieros arbitrarios de los que no pueden excluirse? Ciertamente, hay muchos defensores de Bitcoin que apoyarían esa afirmación, pero veamos el patrón más amplio. La razón por la cual las monedas administradas por el estado ganaron prominencia es porque las personas acordaron el contrato social no escrito detrás del dinero, confiando al estado la gestión de las complejidades de dicho sistema. Este problema de confianza es primordial y es esencial para comprender lo que Bitcoin aporta como soluciones.

El paradigma de Bitcoin

Si bien los sistemas monetarios fiduciarios presentan políticas monetarias altamente sujetas a lo que los legisladores creen que es necesario, Bitcoin y otras criptomonedas son sistemas monetarios descentralizados y autónomos con reglas codificadas desde su lanzamiento. Programables, predecibles y minimizados en confianza desde el primer día, las criptomonedas son experimentos radicales en la creación y distribución de valor aplicados a través de una exhibición inigualable de certeza digital.

La política monetaria de Bitcoin es única en el sentido de que es ejecutable a través de software de código abierto en lugar de una moneda central supervisada por tesoreros y políticos. Sus características principales incluyen un suministro limitado de 21 millones de BTC, tiempos de bloqueo de alrededor de 10 minutos, un mecanismo de emisión incentivado para acuñar BTC y una dificultad de minería adaptativa para mantener este reloj económico.

Una parte crítica de la política monetaria de Bitcoin, el halving, es un cambio periódico en el cronograma de suministro de BTC que ocurre cada 210,000 bloques, o aproximadamente cada cuatro años. Esta medida deflacionaria automática y preprogramada no tiene precedentes en la historia del dinero y presenta un marcado contraste con los sistemas fiduciarios dominantes del mundo.

Estas opciones de diseño de protocolo, combinadas con nuevos incentivos económicos y seguridad criptográfica, permiten a Bitcoin mantener cuatro atributos centrales: resistencia a la confiscación, resistencia a la censura, resistencia a la falsificación y resistencia a la inflación. O para decirlo simplemente, resistencia a las fallas que han acosado a los sistemas monetarios pasados y presentes.

Entonces, ¿dónde ubica esto a Bitcoin en relación con las monedas fiduciarias? Si bien muchas narrativas han aumentado y disminuido a lo largo de los años —efectivo electrónico, "Fin de la Reserva Federal", oro digital, "banco sin cuenta bancaria", etc.—, la más relevante al momento de escribir este artículo, y tal vez en el futuro, es la noción de la neutralidad del dinero.

Moneda en crisis

El tema de la neutralidad monetaria está envuelto en un discurso mucho más amplio sobre la distribución del poder en la sociedad. La circulación de la moneda indica la salud general de la economía y sus habitantes. Si los recursos como la moneda no están generalizados o accesibles en diferentes estratos de la sociedad, se desarrollan patologías, al igual que el flujo sanguíneo interrumpido en un cuerpo humano.

El verdadero crisol para sistemas complejos como el dinero o la economía es cómo se adaptan a las crisis. La llegada repentina de crisis —sin precedentes o severamente ignoradas— tiende a revelar las inherentes debilidades dentro de nuestra infraestructura y dónde realmente se enfocan las prioridades de los poderes.

Flexibilización cuantitativa y la jerarquía del dinero

En unos pocos meses, la actual pandemia de coronavirus ha incapacitado economías enteras, cadenas de suministro y varios sistemas que apoyan la salud y el bienestar de las personas. Gran parte de la infraestructura central de la sociedad ha sido y será interrumpida por los efectos de primer y segundo orden del virus.

En tiempos de crisis, como una recesión inminente o un riesgo potencial de inflación, los gobiernos implementarán una política monetaria conocida como flexibilización cuantitativa, o QE, en la que el banco central imprime una gran cantidad de dinero e inyecta dicho dinero en la economía comprando instrumentos financieros como acciones, bonos y otros. Si bien el objetivo es mantener la economía a flote manteniendo los niveles de inflación objetivo, asegurando la estabilidad del sistema monetario y asegurando la confianza de los ciudadanos en la moneda, puede aumentar la inflación y la desconfianza en la moneda, incluso hacer que las criptomonedas parezcan una alternativa viable a los inversores y a la población por igual.

Una gran parte del paquete de estímulo multimillonario del gobierno de EE. UU. está utilizando QE para combatir la caída precipitada en el mercado. Al hacerlo, el gobierno está favoreciendo a las grandes corporaciones sobre las pequeñas y medianas empresas, que tienen programas de préstamos limitados, y los millones de personas y familias afectadas por la pandemia recibirán un solo cheque de USD 1,200 (al momento de escribir este artículo). ¿Por qué parece que el gobierno está priorizando mantener a flote a los bancos y las corporaciones, imprimiendo billones de dólares para hacerlo, en lugar de garantizar el bienestar de sus ciudadanos en primer lugar?

En gran medida, las debilidades y artilugios del sistema financiero heredado son un problema de diseño del sistema. Un marco particularmente útil para comprender cómo surgió la situación es el efecto Cantillon, una teoría del siglo XVIII desarrollada por el banquero y filósofo francés Richard Cantillon que establece que la impresión y distribución de dinero y riqueza en la sociedad a menudo sigue una jerarquía de instituciones de arriba hacia abajo antes de llegar a la gente común.

Los sistemas financieros y los intermediarios en la parte superior de la pirámide, más cercanos a los gobernantes, funcionan mejor que los sistemas desarticulados e ineficientes que se encuentran más abajo en la cadena. Por lo tanto, los ricos tienen acceso inicial a dinero nuevo por diseño, y el valor finalmente se filtra a todos los demás con el tiempo —algo que muchos no tienen. Este es un fenómeno fácilmente observable de un sistema financiero heredado que favorece a Wall Street sobre Main Street.

Consistencia en el caos

Si bien los sistemas fiduciarios están sujetos a un control total por parte de sus supervisores, las criptomonedas como Bitcoin se rigen completamente por la ejecución de software que está enraizado en una alta certeza matemática. Si bien los sistemas fiduciarios implementados por el gobierno de EE. UU. muestran una tensión y un favoritismo considerables en medio de una crisis global, el reloj económico de Bitcoin avanza sin interrupción en una serie de actualizaciones de protocolo predeterminadas de su programa de suministro basado no en capricho sino en un diseño programable desde su lanzamiento.

El halving de Bitcoin es la antítesis de la política monetaria de flexibilización cuantitativa del mundo fiduciario. En lugar de aumentar rápidamente la oferta de dinero, la política monetaria de Bitcoin reduce la emisión de la moneda BTC en intervalos de tiempo establecidos en un proceso que algunos han denominado "endurecimiento cuantitativo" o "restricción cuantitativa". Todo el ecosistema de partes interesadas en el espacio de Bitcoin —los mineros, los traders y los tenedores— debe adaptarse a las reglas de este software, nunca al revés.

Sin embargo, hay algunas consideraciones que hacer al evaluar la distribución del poder en la red de Bitcoin y su neutralidad. En primer lugar, si analizamos Bitcoin a través de la lente del efecto Cantillon, podemos ver una distribución jerárquica del valor en movimiento. Si bien la red está distribuida y descentralizada, a diferencia del sistema fiduciario con un banco central literal, la emisión de Bitcoin pasa por ciertos intermediarios antes de que pueda circular libremente: los mineros.

El subsidio en bloque no es solo el incentivo económico para que los mineros asignen recursos considerables para asegurar la red, sino también el proceso de acuñación de la moneda en sí. El primer nuevo Bitcoin en existencia es mantenido por los mineros mientras compiten para resolver el algoritmo de prueba de trabajo. Si bien la tasa de venta varía según los modelos de negocio, los gastos operativos, los costos de gastos de capital, etc., Bitcoin no circula hasta que los mineros lo venden en el mercado abierto, que a su vez está plagado de especulaciones.

Los mineros son teóricamente las únicas entidades capaces de comprometer la red a través de la colusión con más del 50% del poder de hash. Si bien existen fuertes incentivos económicos para evitar que esto suceda, es importante reconocer que la distribución del poder, también en sentido literal, favorece enormemente a estos actores particulares en la red.

Además, se puede señalar que tener una política monetaria absolutamente inmutable puede producir complicaciones en el futuro. La certeza y la determinación son características únicas y poderosas de Bitcoin y otras criptomonedas, pero esto no protege al sistema de volatilidades y distorsiones impredecibles en el futuro.

Por ejemplo, en el campo de la teoría del caos, existe la noción de que los sistemas aparentemente deterministas pueden cambiar al desorden o al caos porque son muy sensibles a su estado de condiciones iniciales. En el contexto de Bitcoin, el modelo de prueba de trabajo tal vez podría conducir a una mayor consolidación y monopolización de la red de modo que su descentralización y distribución se minimice a un cartel de actores de la industria. Además, la distribución piramidal de la riqueza en el ecosistema cripto también puede repetir los pecados del dinero fiat.

Una ventaja de un sistema financiero de código abierto es que dicho discurso sobre la capacidad de recuperación de Bitcoin puede enriquecer e influir en su desarrollo continuo. Si bien es posible que no se adapte rápidamente, finalmente lo hará a través de un consenso global.

¿Es Bitcoin un sistema monetario perfectamente neutral? Aún no. Sin embargo, es la cima de un poderoso movimiento tecno-social que tiene como objetivo construir sistemas neutrales creíbles que apoyen la vida y el bienestar. En una era de incertidumbre, un sistema monetario poseído y mantenido en común por una red global de pares y sujeto a un conjunto de reglas compartidas podría volverse cada vez más atractivo a medida que las grietas comienzan a mostrarse dentro de las estructuras heredadas a las que la humanidad se ha acostumbrado.

Diario Digital RosarioNet - Fundado por Julio Decima en 1995 - www.rosarionet.com.ar rosario@rosarionet.com.ar Copyright © 1995 - Marca Registrada 1995.
TE. 0341-4265269