16 de febrero de 2020, Rosario, Argentina
Tierra del Fuego

Made in Argentina la meta es producir 1 millón de computadoras

31 de enero de 2020

La iniciativa de casi una decena de empresas también apunta a reactivar el programa educativo Conectar Igualdad. Aranceles, la clave

 Los empresarios dedicados al negocio de la informática están dialogando con el Gobierno con el objetivo de reflotar uno de los objetivos que, en su momento, más desvelaba a la entonces presidenta Cristina Kirchner: tener una industria de punta con valor agregado local y que lleve estampado el sello "Hecho en Argentina". 

En total, son cerca de una decena de compañías, medianas y chicas, que hasta 2017 venían produciendo notebooks en provincias como Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, además de Tierra del Fuego, pero que se vieron obligadas a reconvertirse y a enfocarse en otras unidades de negocios, a raíz de la decisión del gobierno de Macri de abrir las importaciones para forzar una baja de los precios y alinearlos con los de la región (Chile como referencia). 

Para los empresarios que se vieron afectados, tal medida no sirvió de mucho: argumentan que, a casi tres años de aquella decisión, la brecha de precios no se igualó por completo y la tecnología disponible en las cadenas de electro sigue atrasando varios años.

Para peor, aseguran que las sucesivas devaluaciones, que provocaron un encarecimiento de los equipos en relación con los salarios, hicieron que el parque de dispositivos en poder de los usuarios acumule una antigüedad notoria. "Hoy tenemos un 'agujero' que estimamos en 10 millones de computadoras", plantea Carlos Scimone, presidente de CAMOCA, entidad que nuclea a empresas de informática, quien acaba de reunirse con el secretario de Industria, Ariel Schale, para adelantarle los detalles del plan. 

Según el directivo, esos 10 millones de equipos representan la cantidad de unidades que dejaron de renovarse o que, directamente, no se sumaron al mercado luego de la iniciativa tomada por el macrismo y que se vio teñida por los abruptos saltos del dólar, que pegaron de lleno en el poder adquisitivo de los consumidores.

Ahora, estas Pymes (muchas de las cuales debieron reconvertirse en importadoras y distribuidoras), son las que tomaron la iniciativa para que se dé marcha atrás con la medida que quitó aranceles, de modo tal de volver a pensar en Argentina como polo para la producción de notebooks a partir de ensamblado, pero también con valor agregado local. 

El año de gloria para la actividad fue en 2013, cuando las empresas ubicadas en la parte continental alcanzaron 2,1 millones de dispositivos. A esa cifra se le sumó el aporte de las plantas emplazadas en Tierra del Fuego, de la mano de 1,3 millones de unidades.  Así, las computadoras con la etiqueta celeste y blanca sumaron 3,4 millones, frente a menos de 400.000 equipos importados. Cinco años después (2018), en plena gestión macrista, desde el polo fueguino directamente no salió ninguna portátil -según datos de CAMOCA- mientras que en el continente apenas se ensamblaron 218.000 unidades, En 2019 "el número fue peor, cercano a 200.000 dispositivos", señala Scimone. Es decir, en pocos años el número de notebooks nacionales se derrumbó nada menos que 94%. 

Fuente: +medios

Diario Digital RosarioNet - Fundado por Julio Decima en 1995 - www.rosarionet.com.ar rosario@rosarionet.com.ar Copyright © 1995 - Marca Registrada 1995.
TE. 0341-4265269