13 de julio de 2020, Rosario, Argentina
OJO EN LA REGIÓN

Desestabilización militar: Alberto y Agustín Rossi ya manejan un plan para evitar sorpresas institucionales

25 de noviembre de 2019

Luego del golpe de estado contra Evo Morales en Bolivia y la inestabilidad regional, el presidente electo y quien será su ministro de Defensa ya tienen elaborado un paper preventivo para evitar sorpresas institucionales por parte de militares

El flamante presidente electo Alberto Fernández maneja junto a su futuro titular de Defensa, Agustín Rossi, un plan sostenido en tres pilares para evitar posibles desestabilizaciones y y fortalecer el Estado de Derecho.

El golpe contra Evo perpetrado en la última semana no es un hecho aislado y tanto Alberto como el Chivo Rossi y quienes trabajan en ese paper lo tienen clarísimo.

Con idas y vueltas, la desestabilización en la Región no se agota en Bolivia. Basta nombrar la salida anticipada de Lugo en Paraguay, el impeachment contra Dilma y el encarcelamiento de Lula para que no pueda competir en Brasil o la persecución a Correa en Ecuador a manos de su sucesor Lenin Moreno para evitar que pueda presentarse, para imaginar lo que aquí podría suceder con un país en bancarrota, lastrado por el hambre y la desocupación y con niveles de inflación altísimos.

Por eso mismo, según publica Nicolás Lanto para El Destape, el gobierno entrante actuará sobre tres pilares para fortalecer el Estado de Derecho. En primer lugar, consolidar la conducción civil de las Fuerzas Armadas, reconstruyendo el entramado legal que Macri deshizo. Por caso: se repondrá el decreto de Raúl Alfonsín que le quitaba a la jefatura castrense facultades políticas sobre ascensos y traslados y que fue derogado a comienzos del último gobierno. El segundo eje pasa por reorientar la Defensa para alejarla de la agenda que se diseña en Washington. Ni el presidente electo ni el futuro ministro dudan de que Estados Unidos ha colaborado con cada uno de los episodios de interrupción de la institucionalidad en la región. Será un desafío endurecer el vínculo en este asunto sin comprometer la negociación por la deuda, pero resulta imprescindible encararlo. El tercer punto: darle a los militares un rol claro y activo en el desarrollo del país, a partir de un trabajo enfocado en la defensa de recursos naturales, el desarrollo científico y la producción.

Las mismas precauciones deberán tomarse respecto al accionar de las Fuerzas de Seguridad, protagonistas de muchas de las asonadas en los últimos años, asumiendo un rol de vanguardia represiva mientras los militares muchas veces se repliegan a tareas estratégicas. Los planes para un Consejo Federal de Seguridad siguen en marcha aunque el ánimo reformista del nuevo organismo puede haber perdido algo de impulso en el marco de las novedades regionales. En paralelo, surgió con fuerza en los últimos días la hipótesis de que el cargo más importante en esa materia quede en manos de Diego Gorgal, un hombre de vínculos muy estrechos con la DEA, la agencia de lucha contra el narco de los Estados Unidos, que muchas veces funciona como tapadera de otra agencia. Es difícil que el Presidente electo ponga una fuerza como Gendarmería, mejor pertrechada que el Ejército, bajo la zona de influencia del Departamento de Estado. No por razones ideológicas, sino más bien por todo lo contrario.

Fuente: El Destape

Diario Digital RosarioNet - Fundado por Julio Decima en 1995 - www.rosarionet.com.ar rosario@rosarionet.com.ar Copyright © 1995 - Marca Registrada 1995.
TE. 0341-4265269