21 de noviembre de 2019, Rosario, Argentina
LA HISTORIA

El origen de los casinos, la institución que satisfizo una de nuestras necesidades esenciales

05 de noviembre de 2019

Las leyes del mercado, la oferta, la demanda y el consumo en general, entre otros factores, son muy difíciles de determinar a ciencia cierta. 

Pareciera necesitarse más bien de una intuición sobre humana para comprender cómo actúa el deseo humano, esa fuerza siempre inconstante que genera a cada momento nuevas necesidades que deben ser satisfechas. Los italianos se han destacado por tener un espíritu colectivo muy pasional y por comprender estas idas y venidas, tensiones de la necesidad, con gran perspicacia. Tal vez es por esta razón que crearon el primer casino en 1638, que está ubicado en la ciudad de Venecia y todavía funciona, el conocido Casino di Venezia. 

Los juegos de azar existen desde tiempos inmemoriales; se supone que surgieron junto con las primeras civilizaciones desarrolladas, como los sumerios, los chinos y los asirios, hace aproximadamente cinco mil años. Se practicaban en entornos informales, incluso a veces clandestinos, y eran muy diversos. No había reglas estandarizadas, sino que cada comunidad de jugadores las definía según sus conveniencias. Esto era muy conflictivo porque al poder modificarse las reglas, muchos aprovechaban las vetas del precario sistema y perjudicaban a los jugadores que solo querían divertirse. Fue muy difícil encontrar un relativo orden en esa tierra de nadie que generaba tantos ingresos de forma desmedida.

Fue entonces que los mercaderes venecianos decidieron sistematizar e institucionalizar los diversos juegos de azar que se conocían en la época, para asegurarles a los jugadores un lugar que los respaldara si existía cualquier tipo de irregularidad y quisieron también legalizar la clandestinidad del juego mediante una institución que pagaba impuestos y estaba acorde con las reglas sociales y estatales. Los jugadores dejaron de ser mal vistos, como transgresores de la ley, y se los entendió como lo que realmente eran: gente normal que solo quería divertirse. 

Con el tiempo esta exitosa institución adquirió renombre. El buen manejo y la seriedad de sus administradores les daban a los clientes confianza y tranquilidad. Se abrieron casinos en las ciudades más importantes de Italia, tales como Roma, Florencia, Milán, etc. También se exportó el modelo a otros países. Los franceses ayudaron mucho en su sofisticación y, en parte, gracias a ellos existen los casinos modernos tal como se los conoce hoy. Ellos crearon, por ejemplo, la roulette, que significa ´pequeña rueda´. 

Este novedoso juego atrajo a muchos nuevos clientes y difundió de gran manera la fama que ya tenían los casinos. Muchas ciudades incluso eran reconocidas porque albergaban un casino, que la mayor parte de las veces era la atracción principal; este habría sido el caso de Montecarlo, el barrio más lujoso del principado de Mónaco, que con el tiempo fue añadiendo otras atracciones, como el club de yates, las carreras de autos F1 y los negocios lujosos, pero en principio tenía únicamente su reconocido casino ubicado frente a la plaza principal.

La última etapa de modernización y masividad de los casinos se dio en EE UU con la búsqueda de una expansión del nicho en el mercado y la creación de mayor oferta para los jugadores. Construyeron así la primera ciudad del mundo cuya única finalidad era albergar a los casinos más reconocidos y lujosos, un paraíso para los apostadores: Las Vegas. Inventaron también nuevos juegos de azar, como la máquina tragamonedas, y muchos juegos de cartas, como el Texas hold ‘em, el 21 blackjack, entre otros. 

Pero los casinos se siguen renovando; actualmente, con la llegada de la era tecnológica y los avances y la sofisticación del software, se crearon los nuevos ‘casinos digitales’, que consisten en varios nuevos simuladores que funcionan con intrincados algoritmos como si fueran juegos de azar tradicionales e incluso mucho más entretenidos. Entre estos se encuentran algunos como los tragamonedas gratis, que son muy realistas. El progreso es inevitable, lo único que podemos hacer es seguir el constante impulso o quedarnos en la marcha. 

Diario Digital RosarioNet - Fundado por Julio Decima en 1995 - www.rosarionet.com.ar rosario@rosarionet.com.ar Copyright © 1995 - Marca Registrada 1995.
TE. 0341-4265269