13 de noviembre de 2019, Rosario, Argentina
Santa Fe

Cortocircuitos en la transición gubernamental de la provincia

11 de septiembre de 2019

El PJ quiere sancionar una serie de proyectos que permitirían al futuro gobernador financiar con bonos en dólares su plan de obras públicas. Pero se queja por el nivel de deuda y de déficit de la gestión de Lifschitz. Cuentan con que Alberto Fernández pague en cuatro cuotas la deuda millonaria que Nación debe a Santa Fe.

Orlando Chircaz | Cruz del Sur

La transición gubernamental en la provincia de Santa Fe ha tenido en los últimos días algunos cortocircuitos mediáticos, pero nada que no parta de cierta lógica negociadora. Por un lado, el justicialismo salió a apurar al FPCyS por el nivel de gasto, de deuda y el pase a planta; pero, por el otro, quiere negociar con el socialismo una serie de leyes que le permitirían a Omar Perotti tener varios millones para hacer obras.

 

En off, dirigentes peronistas dicen que la situación económica en la que quedará la provincia no será caótica pero sí que complicará a la futura gestión. Por ese motivo, se entiende que haya crecido la pirotecnia verbal y las chicanas para hacer más visible el malestar con el socialismo y, de paso, lograr claras justificaciones frente a las demandas de la ciudadanía.

 

La crisis impacta fuerte en las finanzas públicas provinciales (17 meses de recesión, inflación, pérdida real de recaudación y menos coparticipación) y todo apunta a que los primeros meses del año próximo serán parecidos. Cumplir lo prometido no será fácil para Omar Perotti y, entonces, dar a entender que hay una pesada herencia posibilita ganar tiempo y no perder capital político ante la gente.

 

En términos objetivos, ni el déficit ni el nivel de deuda generarían un quiebre en la administración de la provincia, pero el perottismo debe valorar que es más conveniente apuntar al FPCyS que exponer al posible gobierno de Alberto Fernández por las respuestas macro que tendrá que dar para salir de esta crisis. La deuda provincial para 2020 es de menos del 1,5 por ciento del futuro presupuesto.

 

En tanto, de acuerdo a las proyecciones que hace el propio PJ, si el déficit para fin de año es de 20 mil millones de pesos (después de los recortes nacionales y la caída abrupta de la economía), eso sería menos de 8% del total del presupuesto a ejecutar este año (unos 300 mil millones). Sin perder de vistas las responsabilidades provinciales actuales, pareciera que el contexto nacional tiene más injerencia real.

 

Finalmente, es de remarcar que el gobierno de Omar Perotti tendrá la posibilidad de cobrar más de 80.000 millones de pesos del juicio que Santa Fe le ganó a la Nación por la retención indebida de recursos coparticipables durante las presidencias de Cristina Fernández de Kirchner. El propio peronismo dijo que una vez que la Corte defina el monto total de la deuda Alberto F. la abonará en cuatro años.

 

No es menor que la gestión provincial que iniciará el 11 de diciembre próximo tenga una acreencia tan significativa. El gobernador Miguel Lifschitz llegó a decir a sus allegados que nunca antes un mandatario santafesino entró en la gestión sabiendo que puede tener unos 100.000 millones de pesos disponibles para obras y hacer frente a las políticas públicas.

 

Haz lo que yo digo

 

En las últimas horas se dio a conocer que el justicialismo, a través de sus diputados, pretende que la actual composición política de la Legislatura habilite al Poder Ejecutivo nuevos endeudamientos por casi 700 millones de dólares (unos 41 mil millones de pesos). La idea es contar con esas herramientas de financiamiento para ser utilizadas durante la gestión de Omar Perotti.

 

Tomar deuda para hacer infraestructura es un mecanismo que se utilizó bastante hasta ahora y que dio buenos resultados, porque eso permitió financiar acueductos y grandes hospitales, entre múltiples obras de envergadura. Sin embargo, la semana pasada el perottismo armó la web transiciónsantafe.com para quejarse del nivel de gasto y de deuda del gobierno del Frente Progresista.

 

En uno de los ítems figuran los 500 millones de dólares de deuda que tomó Lifschitz para obras, pero que contó con la aprobación de diputados y senadores de todos los partidos. Lejos de ver lo que se hizo con esos recursos, muchas veces en articulación con senadores del PJ, Perotti y su equipo de transición prefirieron hacer foco en el endeudamiento a corto plazo que se generó.

 

En voz baja, los interlocutores que utiliza Perotti dicen a periodistas que el rafaelino se tendrá que hacer cargo entre 2020 y 2023 de pagar unos 487 millones de dólares. Ahora, según publica diario El Litoral, el mismo justicialismo que habla de provincia endeudada puso en carpeta cinco iniciativas de índole económico que ayudarían al inicio de la gestión de Omar Perotti.

 

El primero de los proyectos que el PJ quiere que el socialismo ayude a aprobar ahora ya tiene media sanción del Senado y prevé autorizar a emitir 500 millones de dólares en títulos externos, en una operatoria similar a la deuda que el perottismo se queja que tendrá que pagar en su gestión. Igual aclararon que esa emisión de deuda solo se haría en caso de que cambien las condiciones externas para el país.

 

Los otros dos mensajes sobre endeudamiento que quiere aprobar Omar Perotti antes de diciembre están en el Senado: con la Agencia Francesa de Desarrollo por unos 100 millones de euros con la posibilidad de amortizar en 15 años; y una autorización para tomar 50 millones de dólares del Estado nacional de préstamos que tiene abiertos con organismos internacionales de crédito.

 

Esos proyectos son del actual gobierno de Miguel Lifschitz y estaban prácticamente paralizados por la oposición, pero el perottismo ahora los ve con buenos ojos. El Litoral, además, plantea que el PJ ahora estaría interesado en subir 0,5% de los aportes personales al Iapos y en limitar los casos de agentes que tramitan su jubilación en la provincia pero que tienen aportes en varias cajas previsionales.

 

Empleo público y pase a planta

 

Respecto del rubro personal, el PJ exige discutir en la Legislatura quiénes son los trabajadores contratados que pasarán a planta desde diciembre, ante la eventualidad de que haya funcionarios políticos en cargos del escalafón general. Para ello, utilizaron como argumento que el socialismo incrementó un 26% el empleo público entre 2007 y 2019, aunque se evitó la comparación con otros períodos o gobiernos.

 

Santa Fe tiene 39 empleos públicos cada 1.000 habitantes y ese porcentaje solo está por arriba de Córdoba, que tiene 35 empleados. En el resto del país esa relación promedio es de 69 trabajadores, siendo Santa Cruz, La Rioja, Catamarca, Neuquén y Tierra del Fuego todas provincias que suman más de 102 trabajadores públicos por cada 1.000 habitantes; según datos oficiales de Nación.

 

También con números del Ministerio de Economía de la Nación se puede observar el rubro personal durante el kirchnerismo en el Gobierno Central, por lo menos en el período 2005-2015. En esos 10 años, la administración pública nacional creció un 88,9% y el sector público nacional (fuerzas de seguridad, empresas públicas, universidades, poderes Legislativo y judicial, etcétera) un 49,5%.

 

Otro antecedente significativo es que durante la gestión de Jorge Obeid, donde Rubén Michlig fue el ministro Coordinador, se incorporó más empleados públicos que durante los cuatro años de la administración de Hermes Binner. Así se desprende de información oficial del Gobierno de Santa Fe, que fue analizado por la Bolsa de Comercio de Santa Fe en un informe que presentó en 2015.

 

La gobernación de Jorge Obeid recibió 101.766 cargos públicos y finalizó en diciembre de 2007 con 110.754, por lo cual el empleo público se incrementó en 8.988 personas e implicó un aumento del 8,8%. En el período de Hermes Binner se incorporaron 6.522 trabajadores y un incremento relativo del 5,9%, llevando a la planta de personal a 117.276.

 

A su vez, durante la gestión de Antonio Bonfatti hubo 16.126 cargos nuevos, de los cuales 15.630 eran cargos en la Administración Central y 506 en Organismos Descentralizados y Empresas. La mitad de esas incorporaciones fueron policías y personal para el sistema de salud, además se blanqueó a trabajadores que venían de administraciones anteriores, incluso de la época de Jorge Obeid.

 

Respecto a los cuatro años de Miguel Lifschitz, efectivamente no se incrementó significativamente el número real de empleos públicos porque la variación es de 1.200 personas, según un informe de la Fundación Libertad, que está muy ligada al PRO. Pero, además, en los 12 años del Frente Progresista, de los 27.578 nuevos cargos en el sector público casi el 90% fue para cubrir servicios.

 

Entre las áreas de salud (principalmente enfermeras y médicos), seguridad (policías) y educación (docentes) se crearon unos 24.600 cargos de los 27.578 (el MPA y la Justicia, además de la Legislatura, suman alrededor de 400 cargos más). Esa información está en manos de Rubén Michlig que, así y todo, prefirió hacer jugar en la escena pública que el socialismo incrementó un 26% el empleo público.

 

Michlig que forma parte del equipo de transición del PJ no presentó ningún informe sobre lo que dijo y esos números ni siquiera Omar Perotti pidió publicar en la web transicionsantafe.com, pero se logró instalar el tema y poner bajo sospecha a Lifschitz. El ex ministro Coordinador solo indicó que ese 26% es con personal permanente y temporario, y no abundó mucho más.

 

Por último, cabe destacar que con el retorno de la democracia la cantidad de empleados públicos que tenía la provincia de Santa Fe ascendía a 61.000 personas. Desde aquella primera gobernación del justicialismo en 1983 hasta la última, que terminó con Obeid en 2007, la planta de trabajadores prácticamente se duplicó: 110.754 agentes estatales, un incremento del 81%.

Fuente: Cruz del Sur

Diario Digital RosarioNet - Fundado por Julio Decima en 1995 - www.rosarionet.com.ar rosario@rosarionet.com.ar Copyright © 1995 - Marca Registrada 1995.
TE. 0341-4265269