18 de noviembre de 2019, Rosario, Argentina
LA CIUDAD

Javkin deberá poner orden a la noche rosarina

23 de julio de 2019

Al próximo intendente de la ciudad de Rosario, Pablo Javkin le espera una tarea ardua por delante, ordenar la noche rosarina, que es un verdadero descontrol.

La ordenanza de nocturnidad naufraga reiteradamente en el Concejo por falta de acuerdo entre empresarios y el Departamento Ejecutivo. La ausencia de normativa clara beneficia a quienes quieren seguir explotando un negocio en detrimento del descanso del resto de la sociedad.


La normativa actual es bastante escueta y producto de otra realidad, de megaconfiterías que hoy ya no existen. La división entre mayores y menores pasó a ser obsoleta. Hoy no hay confiterías habilitadas para menores, son económicamente no rentables. Hablamos de un comercio que abre en el mejor de los casos dos veces a la semana, sin venta de alcohol, que debe asumir alquiler, impuestos y servicios, más personal de custodia. Ante la falta de locales habilitados para menores, los chicos que comienzan a salir a bailar piden documentos a mayores para intentar pasar y de hecho varias veces lo logran.

También se ha creado en el último tiempo una nueva modalidad y es que los propios boliches establecen límites de edad no permitidos por la ordenanza. "Mayores de 25". "Mayores de 21" son nuevas exigencias que se imponen en la noche rosarina, algo absolutamente discriminatorio, que no corresponde y debería ser no tolerado por la Municipalidad, pero nada pasa.

Tergiversación del rubro. En cuanto a bares, la amenización musical pasó a ser bolicheable. Todos aquellos que lo han solicitado en determinado horario ponen la música a alto volúmen y el bar se convierte en segundo en boliche. Se corren las mesas, y se da lugar a una verdadera confitería bailable que  no cuenta con las medidas de seguridad e insonorización que se les exige a estas.

Y en el último tiempo, se ha dado este nuevo fenómeno de las cervecerías que sobre todo en la zona de Pichincha han proliferado en cada lugar. La movida nocturna chocó de frente con los intereses de los vecinos que vieron como sus domicilios se convirtieron en poco tiempo en testigos involuntarios de una  noche descontrolada de jueves a domingos que comienza a las 21 y termina cerca de las 6.

No solo hay una nutrida concurrencia dentro y fuera de los bares, también hay una multitud de gente consumiendo cerveza parados, colmando las veredas, excediendo la capacidad de los bares que les expenden alcohol hasta la madrugada sin que tengan lugar dentro o fuera de ellos. A los kioscos se les prohibió vender alcohol desde las 23, pero los bares pueden hacerlo sin problemas, aunque la gente no permanezca dentro del establecimiento y de rienda suelta a toda su alegría en las veredas.

No son los únicos problemas de la noche rosarina, hay muchos más, pero son sólo apuntes de una problemática que el futuro intendente deberá asumir cuando asuma. En campaña dijo estar preparado para poner orden y creemos que lo está. En política no siempre se puede quedar bien con todos, pero a veces hay que tomar decisiones.      

Fuente: RosarioNoticias

Diario Digital RosarioNet - Fundado por Julio Decima en 1995 - www.rosarionet.com.ar rosario@rosarionet.com.ar Copyright © 1995 - Marca Registrada 1995.
TE. 0341-4265269