20 de julio de 2019, Rosario, Argentina
Violencia de género

Jueces se oponen a la pulseras electrónicas para violentos y violadores

23 de enero de 2019

El secretario de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro, alertó sobre el brutal aumento de las denuncias de las mujeres y se quejó de la lectura que hacen algunos jueces.

El secretario de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro, alertó sobre el brutal aumento de las denuncias de las mujeres y se quejó de la lectura que hacen algunos jueces.

A pesar de las campañas de concientización y de los esfuerzos para generar un cambio socio-cultural, los casos de violencia de género se multiplican y los femicidios se han convertido en una noticia habitual en los medios de comunicación.

Las estadísticas alarman a las autoridades: en lo que va de 2019 ( 21 días) hubo 11 mujeres asesinadas. Además -según datos del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires-, en el período comprendido entre 2016 y 2018, las denuncias por violencia se incrementaron un 80 por ciento.

jueces

El gobierno porteño, a través de su secretario de Seguridad, Marcelo D’Alessandro, expresó su preocupación y, aunque remarcó todos los trabajos que se realizan para modificar este escenario, denunció un grave obstáculo: “La tecnología nos permite tener pulseras electrónicas para saber cómo se moviliza (el agresor) y cuánto se acerca a la víctima, pero muchas veces la Justicia no accede a colocar este dispositivo a los violentos porque dice que los estigmatiza…”.

También ha habido dificultades con los denominados “senderos escolares” que se realizan para proteger a los menores de edad: “Hubo un caso en el que pusimos cámaras, pero tuvimos que sacarlas por el amparo judicial de un padre que no quería porque decía que invadía la privacidad de su hijo… Por eso muchas veces se interpreta (judicialmente) de una manera rara”.

La problemática es compleja: muchas veces las víctimas se encuentran en una situación de invulnerabilidad extra porque “denuncian a alguien que las mantiene a ellas y a sus hijos”, describió el secretario de Seguridad porteño.

En cuanto al caso Carla Soggiu, que tenía un botón antipánico pero terminó muerta en el Riachuelo, D’Alessandro señaló: “Hay que ser prudente, tienen que hablar los psicólogos, pero muchas veces se generan casos de estrés postraumático y no podía ni orientarse. Ella iba caminando a lo que iba a terminar en este desenlace fatal, sin darse cuenta. Esa situación de estar tan perdida algo lo provocó”.

“Es un tema que nos compromete a todos y hay que trabajar en todas las áreas. Tenemos 3.260 botones de pánico en la ciudad y 800 consignas policiales, pero esa no es la solución”,  finalizó el funcionario.

Fuente: www.Infobae.com

Diario Digital RosarioNet - Fundado por Julio Decima en 1995 - www.rosarionet.com.ar rosario@rosarionet.com.ar Copyright © 1995 - Marca Registrada 1995.
TE. 0341-4265269